PARAJE NATURAL DESFILADERO DE LOS GAITANES

El Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes posee un singular entorno natural, un enclave de extraordinario interés geomorfológico y uno de los lugares más impresionantes de la provincia de Málaga. Se trata de una garganta abierta por el río Guadalhorce en las calizas y dolomías jurásicas en el lugar conocido como El Chorro que conforma un cañón de tres kilómetros de recorrido, alturas de hasta 300 metros y anchuras menores a 10 metros.

desfiladero de los gaitanes

El responsable de la apertura de esta espectacular garganta es el río Guadalhorce que, como si de un cuchillo se tratara, ha ido poco a poco cortando la piedra de la Sierra de Huma. Estas rocas, de distinto origen y edad, han dado lugar a formaciones geológicas en forma de cuevas y simas. En total, se han contabilizado más de 20 cavidades de gran importancia geológica y arqueológica, como la de Ardales con importantes muestras de arte rupestre: más de 1.000 motivos artísticos, en sus más de 1.600 metros de galerías. Su visita debe ser concertada en la web oficial del Caminito del Rey

Su valor ecológico está considerado de alta importancia. En sus paredes se desarrolla una especial vida animal y vegetal, ejemplo de adaptación a un sistema vertical. En lo que a botánica se refiere, en este paraje existen endemismos y comunidades como pino carrasco, piñonero, encina, eucalipto y sabina negral, junto a un sotobosque de jara, majuelo, aulaga y estepa blanca.

En cuanto a la fauna, cabe reseñar la presencia de aves rapaces como águila perdicera, halcón peregrino y búho real. En las zonas más altas habita la cabra montés, mientras que en las más bajas, junto al agua, vuelan mirlo y vencejo. En las partes medias de la garganta se encuentran halcón, cernícalo vulgar y azor, así como otras rapaces de tamaño medio. En la cumbre nidifican las grandes rapaces como águila real o buitre leonado. Por todo ello el espacio ha sido declarado como Zona de Especial Protección para las Aves.

Otras especies faunísticas presentes en este espacio protegido son gato montés, gineta, lirón o meloncillo, que pueden observarse provistos de mucho valor desde la pasarela colgante, llamada “Caminito del Rey“, que recorre el desfiladero a 100 m. de altura.

Escalada, espeleología o deportes náuticos se suman a la importante oferta cultural de las localidades que aportan territorio al paraje natural: Antequera, Ardales y Álora.

Fuente: www.andalucia.org